30 de diciembre de 2017

Una vida con la Selección: Eurobasket ´01

Vuelvo después de un largo tiempo aletargado con esta serie en la que repasamos todos los campeonatos de nuestro Equipo Nacional desde 1973 hasta nuestros días. En esta ocasión toca revisitar el Eurobasket disputado en Turquía en setiembre de 2001. 

Cabe recordar que el denominado espíritu de Atenas se estrelló en los Juegos Olímpicos de 2000.  Aquello sirvió para varias cosas, entre ellas que Lolo Sáinz dejara de ser seleccionador nacional dejando un balance con más oscuros que claros, siendo sustituido por Javier Imbroda, en aquel momento uno de los entrenadores españoles de más renombre. Además, como veremos después, Pau Gasol y Felipe Reyes se unieron a Raúl López y Juan Carlos Navarro y dieron el salto al Equipo Nacional. Gasol lo haría como flamante número tres del draft de 2001. Por último, este Eurobasket sería el despegue hacia la estratosfera de un sueño que aún hoy, dieciséis años después, estamos viviendo. Aunque seguramente más de uno no hubiera apostado por ello en aquel otoño.

Portada de la mítica revista Gigantes

Dieciséis selecciones se dividieron en cuatro grupos. Pasaban a la siguiente fase los tres mejores de cada grupo, estando exentos los primeros de una ronda de octavos de final incompleta. 

Francia quedó primera en el grupo A tras reponerse de una derrota ante Ucrania y vencer en la última jornada a Lituania. La tercera en discordia fue Israel y los ucranianos fueron eliminados.

En el grupo C, Yugoslavia dominó a placer (siendo +13 la menor diferencia frente a Alemania), con los teutones en segunda posición y los croatas de terceros. Estonia fue la cuarta, sin poder ganar ningún partido.

El grupo D fue el más igualado, con Rusia, Italia y Grecia empatados con dos victorias. La aplastante victoria rusa ante Grecia (+25) sirvió para determinar los puestos primero y tercero del grupo.

España quedó encuadrada en el grupo B junto a Eslovenia, Turquía y Letonia. Se venció a los eslavos en la primera jornada (85-61) con Paraíso (17), Gasol (12+10), Navarro (14), Carlos Jiménez (7+8) y López (14) como los mejores del día.

Lo mismo ocurrió ante Letonia (106-77), otra vez con Paraíso (16), Gasol (15+9), Navarro (15+9as) y Alfonso Reyes (15) ante los que nada pudieron hacer Helmanis, Bagatskis o Kambala.

El liderato del grupo y la exención de la próxima ronda se la jugaban los nuestros frente al anfitrión, Turquía. El partido empezó bien, pero en una discutida decisión, Imbroda fue expulsado en el primer cuarto y Gustavo Aranzana tuvo que dirigir al equipo desde el banquillo. España no se pudo sobreponer a esto ni al partido de Kutluay (35 puntos), Besok (12+10), Okur (15) o Turkoglu (13+8, pero 1/9 en T2). Por nuestra parte tiraron del carro Navarro (24) y Gasol (21+10), que quedaron muy solos. El equipo turco era muy bueno y el resultado final podría ser aceptable (79-84), pero sin ayudas arbitrales la cosa hubiera sido distinta...

En la ronda de octavos Alemania eliminó a Grecia (80-75, 25+15 de Nowitzki), Letonia dio la sorpresa a Lituania (94-76) y Croacia hizo lo proio ante Italia (65-57).

España, por su parte, se la jugó ante una correosa Israel que no cedió hasta el final (71-67, el resultado lo dice todo). En un partido tenso, Alfonso Reyes (16+11) y Gasol (13+10) fueron los artífices del triunfo.

En la ronda de cuartos Yugoslavia lo tuvo muy fácil (114-78 contra Letonia con 29 puntos de Stojakovic). Alemania ganó a Francia con 32 puntos de Nowitzki (81-77) y Turquía necesitó prórroga para eliminar a Croacia, necesitando un esfuerzo de 20+14 de Turkcan para doblegar los 28 puntos de Giricek.

España sudó tinta para vencer a Rusia (62-55) en un partido famoso porque Lucio Angulo tuvo el esfínter tenso en un contraataque que prácticamente sentenciaba el partido, siendo perseguido por Chikalkin, el calvo que nos acribilló en los JJOO del año anterior. Alfonso Reyes, Navarro y Angulo fueron los mejores de los nuestros. Pau Gasol (7+9, 25% en tiro) todavía era humano.

En semifinales, Turquía necesitó de una prórroga, de un partido 23+11+8 de Turkoglu y de 24 puntos de Kutluay para deshacerse de un Nowitzki más terrenal (22+10) que en esta ocasión fue secundado por Okulaya (18+17) y Marko Pesic (17).

España se enfrentaba al auténtico Dream Team de Europa por aquella época y, aunque Gasol cumplió (22+11 en 36 minutos) y Lucio Angulo también (12), el mal partido de Navarro (5) nos lastró demasiado para compensar los 30 puntos de Stojakovic.

Dos grandes. Cómo pasa el tiempo.


En la final, los plavi no dieron opción a los locales (78-69), alzándose de nuevo con el título continental y demostrando que practicaban el mejor baloncesto de la época.

El partido por el bronce no fue solo una lucha entre dos potencias emergentes (más claro en el caso de España) sino el primero de los muchos choques que dirimirían dos de los jugadores más determinantes del baloncesto FIBA en el siglo XXI: Pau Gasol y Dirk Nowitzki. El partido parecía sentenciado al descanso (59-42 a favor, con triple de Felipe Reyes), pero Alemania y, sobre todo, Nowitzki (43+15, 5/7 triples, 14/15 tiros libres) no se rindieron. Fue necesario el primer gran esfuerzo de Pau Gasol (31+10) y Juan Carlos Navarro (27+5 as) y la aparición de Jorge Garbajosa (15 puntos en 12 minutos).

El balance no pudo ser más positivo. Seis victorias por solo dos derrotas (ante los dos finalistas) y una medalla de bronce. Pero sobre todo sirvió para marcar territorio y cambiar la tendencia de los años anteriores. Por primera vez en mucho tiempo España tenía materia prima para mirar de tú a tú a las potencias de la época, destacando ya el talento ofensivo de Juan Carlos Navarro y el físico y talento natural de Pau Gasol. Sobre ellos girarían los futuros éxitos colectivos de nuestro Equipo Nacional, casi hasta nuestros días.

Formaron bajo las órdenes de Javier Imbroda: Pau Gasol, Chuck Kornegay, Paco Vázquez, Navarro, Nacho Rodríguez, Felipe Reyes, Carlos Jiménez, Lucio Angulo, Paraíso, Raúl López, Alfonso Reyes y Garbajosa. Tanto Paraíso como Raúl López fueron de más a menos, siendo este sustituido en la dirección de juego por el sobrio Nacho Rodríguez.




2 de diciembre de 2017

Una ventana que se cierra

Reconozco que yo era de los que hablaba de apocalipsis, de catástrofe de dimensiones cósmicas, de vergüenza... Nada de eso se ha cumplido, afortunadamente. 

Este invento de la FIBA, las llamadas Ventanas, que dicen es para fomentar el baloncesto en ciudades y países que normalmente no pueden llegar a disfrutar de un baloncesto de calidad. El invento, digo, que sentó a cuerno quemado a la Euroliga hasta el punto de negarse a modificar su calendario. "Que se lo pidan a la NBA", decían. Claro, ¿por qué unos sí y otros no? Argumento demoledor.

Entre medias se sucedían los mensajes negativos, de Garbajosa, de Scariolo... "Posiblemente Pau ha jugado su último partido con España" y cosas así.  

Bueno, el panorama era desalentador. Sin jugadores NBA, sin jugadores de Euroliga, el panorama pintaba más bien mal. Es el precio que se tiene que pagar por tener un baloncesto de calidad, con jugadores de primer nivel. 

Los Doce del Patíbulo

Enfrente teníamos a Montenegro y a Eslovenia. Cada uno con sus bajas, sí (Vucevic, Rice, Doncic, Dragic, Randolph), pero sin llegar a nuestro desastre patrio. Como ejemplo, Eslovenia tenía todavía a siete campeones del Eurobasket.

¿Nosotros? Ni siquiera uno. Es más, casi ninguno tenía experiencia internacional absoluta. Una mezcla de veteranos (Vázquez, Vidal, Oliver), jóvenes prometedores (Saiz, Vicedo, Sergi Garcia, Javi Fernández, Paulí) y un grupo de jugadores de intendencia (Llovet, Vega, Rabaseda). Dejo aparte a Quino Colom, que ha sido junto con Vázquez el mejor jugador de estos dos partidos, en especial su partidazo frente a Eslovenia. Un jugador que no desmerece a los bases que han ido al último Eurobasket y que, sin duda, merece un puesto cuando también estén los mejores. 

El resultado: dos claras victorias, desde la defensa y el trabajo. Dos victorias, especialmente la conseguida ante Eslovenia, que sirven para reivindicar a los jugadores que no han sentido la tentación de ponerse de perfil ante el marrón que se les venía encima. Nadie daba un duro por ellos, ni siquiera la cadena de televisión que tiene los derechos, que los relegó a la tele por cable. Pero han dado un sonoro puñetazo encima de la mesa y han aparecido en todos los periódicos y medios de comunicación como lo que son, unos grandísimos profesionales que han solventado la papeleta como (casi) nadie esperaba. Incluido yo, me temo.

Il mago di Brescia


Y también hay una mención especial para Scariolo. Que se olió la tostada antes que nadie y empezó a trabajar con un grupo amplio durante la preparación del Eurobasket. Y que no ha dudado en poner en juego el prestigio duramente ganado durante sus años con la Selección para dar un servicio más a su país de adopción. 

Todos ellos.... GRANDES

5 de noviembre de 2017

1x1 de España en el Eurobasket

Ya ha pasado un poco (demasiado) de tiempo desde que terminó el Eurobasket con el premio de la medalla de bronce para nuestro Equipo Nacional y va siendo hora de reflexionar sobre el conjunto y sobre las individualidades de los nuestros. 

Las ausencias por lesión (Llull, Claver) o renuncia (Rudy, Felipe) tuvieron como resultado una lista que creo que todos los aficionados vimos muy descompensada, con una gran carencia en el puesto de tres alto y una falta grave de tiradores que fue aún más delicada cuando los Thunder obligaron a retirar a Abrines en pleno campeonato. 

Esa descompensación en la plantilla se vio en diferentes fases de los partidos, a pesar de que el espejismo de los arrolladores resultados de los partidos de la fase de grupos (luego se vio que el grupo de España era una broma comparado con los demás) y que se vieron en su esplendor en los partidos más ajustados ante Croacia y Hungría, hasta que Eslovenia nos sacó los colores en un partido espléndido de ellos y decente de los nuestros; incluso Rusia se permitió remontar diceiséis puntos en el partido por el bronce, teniendo a su estrella Shved en el banquillo mientras un quinteto de jornaleros nos ponía las cosas extremadamente difíciles. 

Pau Gasol: notable, a pesar del evidente declive anunciado en su temporada en los Spurs y que se confirmó en el Eurobasket. Aunque su calidad le sigue permitiendo influir decisivamente en los partidos y sumar números de élite, ha perdido esa capacidad de dominar en todas las facetas y se le ha visto incluso impotente en algunas fases como en semifinales frente a Eslovenia, superado en defensa por un jornalero como Vidmar. Después del fogonazo del Eurobasket 2015, en el que él solo llevó al campeonato a un equipo peor que el actual (aunque más compensado), creo que hemos sido testigos del principio del fin del más grande jugador FIBA del siglo XXI (con permiso de Parker y Nowitzki). 

El 14


Sergio Rodríguez: ha dado también un paso atrás respecto a otros años. Aunque ha dado alguna que otra señal de dominio de los partidos, ha sido en fases más cortas y sin tanto destello como en campeonatos anteriores. Incluso ha dado la sensación de que el equipo se atascaba más con él que con Rubio por su excesivo manejo de balón. Aprobado.

Juan Carlos Navarro: si ha Pau se le empieza a notar la edad, Navarro es ya casi un ex-jugador. No debería haber sido convocado, así de simple. Muy deficiente.

Ricky Rubio: uno de los que ha dado un paso adelante, mejorado en el tiro, buena defensa y visión de juego. Titular por encima del Chacho, ha sido más efectivo que éste en el conjunto del campeonato. La pena es que, cuando tenían que entrar los tiros, no entraron. Aprobado. 

Marc Gasol: poco parecido se le ve con el jugador total de Memphis. Salvo el fogonazo del partido de Alemania, en el que de no haber sido por él ahora estaríamos hablando de un fracaso absoluto del Equipo Nacional, y el partido ante Rusia, poco reseñable queda por decir. Aprobado. 

Willy Hernangómez: muy bien en la fase de grupos, se fue diluyendo según avanzaba el campeonato y se confirmaba la previsible merma de minutos. A pesar de todo ha demostrado ser el pivot del relevo generacional y ha confirmado que los puntos y los rebotes se le caen de las manos. Va a pasar una dura temporada en los Knicks, a ver como le pasa factura a su carrera. Aprobado. 

Joan Sastre: un agradable descubrimiento. Esforzado en defensa, inteligente en ataque, fue vital en la defensa a Schröder, pero no pudo hacer lo mismo con Dragic o Doncic. Habitual de la segunda unidad, con él en el campo el Equipo Nacional era otro en cuanto a actitud y esfuerzo. Se ha ganado seguir en las listas futuras. Notable. 

Guillem Vives: tercer base, muy tercer base. Quizá mereció algún minutito más en el conjunto del campeonato. Un paso atrás después del buen Eurobasket 2015. Sin calificar.

Siempre el 14


Pierre Oriola: ha dado en garra e intensidad lo que no puede dar por calidad. Incluso adelantó a Willy en la rotación, lo nunca visto. Su movimiento de codos para proteger el balón, terrorífico. Aprobado. 

San Emeterio: no ha destacado, pero tampoco ha desentonado. Un campeonato gris el suyo, del que apenas tengo ningún recuerdo significativo. Aprobado. 

Alex Abrines: era su campeonato. Sin Llull ni Rudy y con Navarro casi retirado, debería haber sido su momento y aportar en ambos lados de la cancha como puede hacer. Lamentablemente sufrió un golpe que le impidió acabar el primer partido y luego fue vetado por los Thunder (un capítulo un poco oscuro que no se llegó a aclarar nunca). Una pena. Sin calificar. 

Juancho Hernangómez: al contrario que Abrines, ha aprovechado su oportunidad con calidad e intensidad, tiro, defensa y rebote. Un poco acelerado todavía, pero en cuanto asiente tenemos ante nosotros al 3-4 del futuro del Equipo Nacional, por encima de Claver. Notable.  

Sergio Scariolo: ha gestinado bien el grupo y no se le puede reprochar nada. Una nueva medalla en el zurrón. Una pena que no se pudiera dar más guerra a Eslovenia, aunque bastante se hizo aguantando la primera mitad. Supo mantener la calma en el partido por el bronce. Acabó dando los minutos por méritos más que por nombres, lo cual no es tan fácil como parece.







23 de septiembre de 2017

Oro justo

Hace ya casi una semana que ha finalizado el Eurobasket, con un sabor agridulce. El balance de España (8-1) es inmejorable, pero no así las sensaciones que quedan atrás. Se ha demostrado que el grupo en el que estaba la Selección no era más que una broma de mal gusto y que el equipo mismo no estaba a nivel de otros años ni al nivel que parecía cuando pasaba el rodillo por encima de sus rivales. 

A la hora de la verdad, cuando la cosa se empezó a ponerse seria, la Selección las ha pasado canutas:
  • Fase de grupos ante Croacia: victoria por solo seis puntos ante un equipo que reservó a su base titular. 
  • Octavos de final: a falta de apenas seis minutos para finalizar el partido el tanteo estaba 56-50 y la cosa prometía tensión sin fin. Tres jugadas de mérito de Ricky Rubio acabaron distanciándonos en el marcador ante un equipo turco bastante pobre.  
  • Cuartos de final: mucho tiempo a remolque, solo el fogonazo devastador de Marc Gasol salvó a España de la debacle. Sin esos diez minutos mágicos, seguro que estaríamos hablando de algo muy distinto ahora mismo. 
  • Semifinal: derrota sin paliativos, veinte puntos abajo y la sensación de destrozo que quedó. A pesar de todo, durante la primera parte el equipo no perdió la cara al partido a pesar del acierto brutal de los eslovenos desde la línea de tres. Por eso es aún más incomprensible la debacle de la segunda parte. Ha sido la derrota más dura, por sensaciones, desde la fase de grupos de Pekín contra los USAboys. 
  • Partido por el bronce: Rusia remonta 16 puntos y se pone a una canasta, con su mayor y única estrella en el banquillo y jugando con un quinteto de intendencia que fue suficiente para hacernos dudar. La diferencia con el partido frente a Eslovenia es que España tenía un tridente efectivo en Pau, Marc y Sergio.

Aquí lo dejo, en lo más alto


Innumerables ausencias (Parker, Batum, Bjelica, Jokic, Raduljca, Nedovic, Rudy, Abrines, Llull, Mirotic, Gallinari, Kanter, Antentokoumpo..., para seguir y no acabar) han igualado el campeonato por abajo, pero aún así ha sido atractivo, con partidos de gran interés: el GER-FRA de octavos; el SLO-LAT de cuartos de final pudo ser perfectamente una final anticipada; el GRE-RUS de cuartos de final; las dos semifinales y la final. 

Demasiados equipos: Islandia, Rumanía, Gran Bretaña... no tienen nivel para competir. Por lo menos habría que quitar ocho equipos y dejarlo en 24.

Nombres propios:
  • D & D: Dragic & Doncic han sido los Simon & Garfunkel de este Eurobasket y han llevado a Eslovenia a lo más alto, mucho más importantes que Randolph.
  •  Kokoskov: ha sido el artífice del triunfo de Eslovenia y del juego brillante y de alto tanteo que reconcilia al aficionado con este bello deporte. Tanto él como Dragic han anunciado su adiós al equipo nacional esloveno.
  • Shved: ha llevado a Rusia sobre sus hombros a un cuarto puesto inesperado en el campeonato.  Jugador de rachas, ha sido máximo anotador del campeonato. Inesperado que Bazarevich le sentara ante España cuando se estaban jugando las lentejas.
  • Porzingis: espectacular cómo se mueve y cómo las enchufa, con el tamaño que tiene. Líder de uno de los tres mejores equipos del campeonato. Tuvo la mala suerte de cruzarse con Eslovenia en cuartos de final, pero ese fue probablemente el mejor partido del campeonato. 
  • Bogdanovic: líder de una Serbia que ha ido claramente de menos a más y que ha terminado jugando muy bien a esto. Con el equipo completo hubiesen sido oro. 
  • Schröder: Daniel Theis y él han llevado a Alemania hasta cuartos de final y casi, casi, nos dan un disgusto. No es un base que me apasione, pero va una y otra vez al aro y saca petróleo. Mejorando la visión de juego y el tiro sería algo portentoso. 
  • Lauri Markannen: deslumbró en la fase de grupos, pero se vino abajo en el partido de octavos ante Italia y Finlandia lo pagó caro. Tiene un gran futuro por delante. 
  • Messina: espectacular la rajada contra las ventanas FIBA, llevó a Italia dignamente hasta los cuartos de final que no podían ganar en ningún caso (18 - 42 en rebotes). 
  • Clase media: Prepelic, Jovic, Lucic, Theis... hay unos cuantos jugadores que han sido muy efectivos y se han hecho un nombre internacional. En España también, pero hablaremos más adelante de ellos. 

Dominador adolescente

Colectivos:
  • Eslovenia ha sido el mejor equipo, pero parece que puede ser flor de un día. Dragic y Kokoskov anuncian su adiós y el compromiso de Randolph me parece cuestionable. Doncic y Prepelic se me antojan demasiado poco para tirar del carro en cuanto las ausencias notables de otros equipos vuelvan al redil. 
  • Letonia ha practicado un gran baloncesto y hubiera sido un rival durísimo en octavos de final. Afortunadamente ganaron a Turquía el último día de la fase de grupos y nos libraron de una probable eliminación temprana. 
  • Lituania y Francia han sido las dos grandes decepciones del campeonato, ambas eliminadas en octavos de final por rivales aparentemente fáciles (Grecia y Alemania respectivamente). 
  • Grecia ha hecho un campeonato de menos a más y perdieron ante Rusia de un magistral Shved. Falta un líder y un monstruo como Antetokoumpo. 
  • Finlandia deslumbró en la primera fase y tuvo la desgracia de jugar su peor partido ante Italia en octavos. Con un partido normal de Markannen, podrían haber ganado. 
  • Georgia ni siquiera se clasificó para octavos, con un equipo bastante apañado (Pachulia, Shengelia, Shermadini...)
  •  
¿Comienza el inexorable declive?

En la siguiente entrada analizaré un poquito a los nuestros. Como aperitivo, creo que el equipo estaba claramente descompensado y que esto, unido a que Pau Gasol ha comenzado a dar síntomas de envejecimiento (reflejado en el partido ante Eslovenia), ha sido la causa de que pasara lo que pasó. Creo también que Navarro ha estado como elemento meramente decorativo y que quizá otros pudieran haber hecho algo más de haber tenido la oportunidad. Y creo que Scariolo no ha tenido la clarividencia de otros campeonatos o que, simplemente, no ha sabido adaptarse al evidente desequilibrio del grupo. 

Pues eso, a pesar del resultado me ha gustado lo que he podido ver. 

El mejor equipo


9 de septiembre de 2017

Comienzan las eliminatorias

Finalizada la fase de grupos del Eurobasket, las diferentes selecciones nacionales clasificadas para octavos han puesto rumbo a Estambul, donde se van a celebrar los partidos eliminatorios, de aquí a la final del próximo domingo 17. 

Aprovecho para compartir una serie de reflexiones: 

GRUPO A
  • Unos desmesurados Dragic y Doncic han llevado en volandas a Eslovenia a liderar su grupo. Única selección junto con España en terminar invicta, con la salvedad de que su grupo era más complicado (FIN, FRA, GRE, POL, ISL). Victorias de mérito y un juego atractivo y dominante. Excepto en su Eurobasket (2013), han sido tradicionalmente frágiles, pero en esta ocasión parece que van a dar mucha guerra. Por el lado de España, deberíamos encontrarnos en semifinales, con incierto pronóstico. 
  • Otra de las agradables sorpresas ha sido Finlandia, con Lauri Markannen y, en menor medida, Kopponen. Segundos de grupo, con una sola derrota frente a Eslovenia. Su victoria más holgada ha sido frente a GRE (+12) y han vencido a POL y FRA en la prórroga. 
  • Los galos están siendo, de momento, una decepción. Aunque su rival en octavos no va mucho más allá y es posible que nos los encontremos en cuartos de final. 
  • Decepción aún mayor ha sido Grecia. Sin referentes, solo han sido capaz de ganar a POL e ISL. Su recorrido debería ser corto. 



GRUPO B

  • Lituania ha sido primera de grupo con una sola derrota, en el partido inaugural contra Georgia (-2). A partir de ahí han ganado solidez, especialmente Valanciunas. Rival duro según avancen en el torneo. 
  • Alemania e Italia han cumplido las expectativas, sin grandes alardes. 
  • Ucrania es la gran sorpresa, clasificándose tras vencer a Georgia. Un grupo de desconocidos en octavos de final, suficiente premio para ellos. Eslovenia debería devolverles a la realidad con facilidad.  
  • Por diferentes motivos, Georgia e Israel son las grandes decepciones. Georgia tenía un equipo bastante apañado con un buen juego interior (Pachulia, Shermadini, Shengelia) acompañados por exteriores solventes. Israel era el anfitrión de su grupo. Ninguno ha cumplido las expectativas. 




 GRUPO D posiblemente el más duro del campeonato

  • Meritorio liderato de Serbia, que solo ha cedido con Rusia. Poco a poco las piezas se van engrasando, con Bogdanovic y Stevic como referentes. También, a ratos, Marjanovic. Serán peligrosos en el futuro.  
  • Letonia y Rusia comparten el mismo balance que Serbia, pero peor diferencia de puntos, lo que ha condenado a los bálticos al segundo lugar y a los rusos al tercero. Letonia tiene más referentes (Porzingis, que está cuajando un buen campeonato, aunque algo eclipsado por el efecto Markannen; Timma; los Bertans...). Son un equipo que no me gusta como rival (si Eslovenia les deja, podríamos llegar a vernos las caras en semifinales y... ¿quién defiende a Porzingis?). Los rusos lo fían todo a Shved y la potencia en la zona de Mozgov. 
  • La gran sorpresa negativa es Turquía. Tradicionalmente ha rascado metal cada vez que ha jugado en casa (Eurobasket 2001, Mundobasket 2010) y un factor determinante en cada caso ha sido el arbitral. Han perdido con Letonia, Serbia y Rusia, aunque con finales apretados. Veremos si no lamentamos que hayan quedado cuartos y no nos den un disgusto.




GRUPO C, posiblemente el más flojo del campeonato

  • Después de España, solo Croacia es digna de mención. Bogdanovic y Saric son los líderes del grupo, al que paradójicamente la ausencia de Tomic parece venirles bien. Dieron guerra en nuestro partido  y resolvieron bien el resto. Al menos deberían vencer a Rusia y plantarse en cuartos de final frente a Lituania
  • La República Checa, por nombre, debería haberse clasificado, pero al final solo ha podido vencer a la débil Rumanía. Todas las derrotas por un margen superior a 10 puntos (-37 ante España, -38 ante Croacia)
  • Hungría, en cambio, venció el partido que tenía que ganar. Hanga ha conseguido lo que no ha podido hacer Satoransky. 
  • Rumanía, sencillamente no tiene nivel para competir y ha sido, junto a Islandia, la selección más débil (pongo un escaloncito por encima a Gran Bretaña, aunque tampoco haya ganado un solo partido)
¿Los nuestros?

De trámite: +23 a Hungría, +41 a Rumanía, +37 a Chequia, + 39 a Montenegro... solo Croacia puso las cosas difíciles, aunque la victoria apenas peligró un poco cuando Bogdanovic despertó en el tercer cuarto.  

La baja de Abrines dará más protagnismo a Navarro, lo que hoy en día no es una buena noticia. Oriola, Sastre y Juancho dan una intensidad defensiva que marca diferencias en los partidos, pero el quinteto inicial parece un poco descompensado (sin tres alto, sale San Emeterio). La parte positiva es que Rubio está tirando mejor que nunca, aunque está por ver si la racha va a durar. Demasiada dependencia de Pau, que sigue haciendo numerazos en muy poco tiempo, y del Chacho. Afortunadamente, el desparpajo de los Hernangómez y la facilidad que tienen para amasar puntos y rebotes, da un buen respiro a los Gasol. Esperemos, por cierto, que Marc llegue a tiempo al campeonato. 




El próximo domingo tenemos una dura piedra de toque en Turquía. Son una banda, sí, pero Cedi Osman es un jugadorazo, juegan en casa y si se junta un día bueno de ellos y uno malo nuestro... No hay que olvidar que la debilidad del grupo ha hecho que no hayamos cogido el pulso a la competición. Cuando en campeonatos anteriores estábamos en la cuerda floja, salía nuestro carácter a relucir. Ahora, que las cosas han ido (muy) de cara, también vamos a necesitarlo. 

PRONÓSTICOS

Los de la fase de grupos los podéis revisar en la entrada anterior. Para los octavos:

  • FRA a ALE por menos de diez
  • ESP a TUR por menos de diez
  • ESL a UCR por más de diez
  • LET a MNE por más de diez
  • LIT a GRE por menos de diez
  • CRO a RUS por menos de diez
  • FIN a ITA por más de diez
  • SRB a HUN por más de diez
Individualidades: De Colo, Pau Gasol, Dragic, Porzingis, Valanciunas, Bogdanovic (CRO), Markannen y Bogdanovic (GRE)